Para vivir plenamente es necesario aprender a escuchar lo que dice nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo es sabio y habla, por eso hay que aprender a escuchar qué es lo que nos quiere decir, para, desde ahí, ir a la situación que nos genera malestar sanarla y vivir sin hacernos tanto daño. Muchas veces el cuerpo grita lo que la boca calla, y entonces la cosa estalla en situaciones nada agradables.

El dolor y la enfermedad son formas de lenguaje que nuestro cuerpo usa para avisarnos que necesitamos hacer una revisión de nuestra vida y corregir algo.

Aunque el cuerpo utiliza como voz. la enfermedad o el dolor físico, el aviso es cambiar ya sea una actitud, un patrón mental ó una emoción mal controlada que puede tener su origen en la forma en la que nos desarrollamos en el medio profesional, laboral o hasta en nuestras relaciones familiares.

Por nuestra salud y nuestro equilibrio. Debemos recordar siempre que nuestro cuerpo, es fiel reflejo de nuestro mundo interior y de nuesrtros callados sentimientos.

Es más fácil en ocasiones decir que nos duele la cabeza a que hemos pasado un día horrible en el trabajo. A que nos sentimos solos y tristes. Las emociones no solo cuesta reconocerlas, sino también verbalizarlas, hablar de ellas. Lo que sería, sin lugar a dudas, el primer paso para nuestra propia curación. Esconder, callar, disimular emociones o sentimientos acaba siempre traduciéndose en un malestar físico, y con el tiempo, es muy probable que ese problema original acabe volviéndose crónico.y