Convivir con una persona deprimida, es una situación muy estresante y que si no se gestiona de manera correcta, al final, acaba pasando factura a quien lo padece, por eso cada vez más gente nos pregunta cómo ayudar a un familiar con depresión.

depresión familiar

La depresión, según la OMS, se está convirtiendo en una verdadera pandemia. Seguro que tiene alguien cercano a usted que está padeciendo esta patología. En este post os mostramos cómo ayudar a una persona con depresión.

Consejos sobre cómo ayudar a un familiar con depresión

En la primera etapa, cuando descubrimos el estado depresivo de la otra persona, la primera reacción, es mostrarse cariñoso, paciente, sensible… Intentas por todos los medios, arropar al otro y hacerle sentir que estás ahí.

Sin embargo, cuando las cosas no mejoran, e incluso empeoran, esa reacción inicial, se quiebra. Aparece la desesperanza, la incredulidad, la impaciencia y nuestro estado de ánimo, empieza a verse contagiado, por el de la otra persona. Aquí comienza una peligrosa espiral de dependencia emocional: “Yo estoy bien, si tú estás bien”.

En la etapa final, se produce un desbordamiento y aparecen los sentimientos de frustración e impotencia. Pensamos, que la otra persona no se va a poner bien, que no hace nada por recuperarse y los pensamientos de tirar la toalla aparecen. Las reacción de cariño y comprensión iniciales, dan lugar a respuestas crispadas e incluso agresivas hacia la persona deprimida. Tu equilibrio emocional, comienza a quebrarse y te comienzas a plantear, el continuar con tu pareja y/o lo injusto para ti, de la situación.

depresión familiar 1

Cada 13 minutos,una persona se suicida en el mundo

Al alcanzar esta tercera etapa, alternaremos y emitiremos diferentes respuestas ante el estado de ánimo del otro, en función de nuestras expectativas, pensamientos y emociones.

Esta situación, llega a ser insostenible, y es importante plantearse varias cuestiones:

  • Si bien es cierto, que el entorno donde el deprimido se desenvuelve, es importante, no lo es todo.
  • La persona deprimida,no es culpable de su depresiónpero si es responsable de recuperarse de ella.
  • No eres culpable, de que tú pareja o familiar no salga adelante. En última instancia, el trabajo de salir del pozo es solo suyo.
  • Es importante, que esta persona pida ayuda profesional cuanto antes, para poder comenzar a trabajar, todas aquellas cuestiones que están reforzando el trastorno depresivo.

Es la depresión una enfermedad?

La depresión es una enfermedad común pero grave y la mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar.

La depresión, como trastorno mental frecuente, se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

depresión familiar 3No solo consiste en estar triste

La depresión no solo se basa en un sentimiento continuo de tristeza. Los síntomas de la depresión pueden incluir cambios en la actividad psicomotriz (funciones cognitivas y movimientos físicos), problemas de sueño, pérdida de interés por actividades agradables, sentimiento de culpabilidad y desesperanza, falta de energía, problemas de concentración, cambios en el apetito, e incluso pensamientos e intentos suicidas.

¿Quién la padece?

Una de cada seis personas sufrirá depresión a lo largo de su vida. En todo el mundo, hay 121 millones de personas con casos de depresión grave. Dos de cada tres individuos con depresión no reciben tratamiento adecuado.

Es uno de los trastornos psicológicos más limitantes y de mayor incidencia en la población occidental. Una de cada cinco personas sufrirá una depresión a lo largo de su vida. Sus causas son muy variadas, y hoy en día se cuenta con tratamientos bastante eficaces. Como en casi todo trastorno, existen unos factores personales y de estilo de vida que favorecen su aparición, por lo que podemos trabajar en su prevención.

Una vez, esta persona inicia una terapia psicológica, tú, como pareja o familiar, sería bueno, que siguieras las siguientes indicaciones, para facilitarte las cosas:

  • Entender el problema: Debes informarte acerca de que es la depresión, como funciona y como la voluntad no lo es todo, existen muchos otros factores que influyen en el desarrollo y curso de este trastorno.
  • Controlar los impulsos de ira y los enfados: Si estás enfadado, porque la otra persona ha hecho o no ha hecho tal o cual cosa, no le digas lo que estas deseando decirle. Ten autocontrol y quédate con tu frustración y tu rabia, ya que esa reacción tuya, no hará, sino empeorar la situación y hacer sentir peor a la persona que está deprimida.
  • Observa que pensamientos te invaden: Estos son los generadores de rabia e impotencia, “No se esfuerza lo suficiente”, “No quiere superar la depresión”, “Lo que debe hacer es…”, etc. El control y la validez de estos pensamientos en ti, dependerá, del poder que tú les otorgues. Cuestiónate la veracidad y utilidad de los mismos.
  • Refuerza cada pequeño avance: Cada conducta incompatible con la depresión, por pequeña que sea (sonrisa, tomar la iniciativa de hacer algo, alguna tarea doméstica, etc.), debe ser recompensada por ti, para poder mantenerla y que aumente su emisión en el futuro.
  • Retirada de atención: De manera contraria, no prestes excesiva atención a los comportamientos depresivos. No refuerces su llanto, ni le preguntes que le pasa a cada instante. No lo acuses, ni lo mires mal, simplemente actúa de manera natural y refuérzale cuando el ánimo esté mejor.
  • Evita los sermones: No intentes hacerle razonar, ni exigirle un cambio de actitud, será inútil y te consumirá mucha energía. No se producirá una iluminación de repente en su cabeza, ni mejorará, por mucho que le digamos que su actitud no es constructiva.
  • Propón actividades: Para participar en esta área, debes estar en contacto directo, con el psicólogo que dirige el tratamiento, de cara a elegir las actividades de manera correcta y paulatina. Está demostrado que el aumento de número de actividades relevantes para la persona es beneficioso pues aumenta el contacto con experiencias gratificantes, lo que repercute en un cambio en los pensamientos y el estado de ánimo. Sin embargo si la persona rechaza realizar actividades, no es conveniente presionarla ni criticarla.
  •  Acoger: Aunque existan momentos en que no es evidente, las personas con depresión necesitan sentir que pueden contar con quienes los rodean, que tienen personas que se preocupan por ellos y las apoyan para salir adelante. Una buena idea es invitar o motivar a hacer cosas simples, como salir a dar una vuelta, ir a hacer un café, etc. Además, estar pendiente de los avances, remarcarlos y felicitarlos colabora enormemente a que la persona sienta que va mejorando.
  • Colaborar con sus rutinas: Es común que las personas con depresión sientan que ya no pueden realizar las cosas de antes, les es mucho más difícil realizar lo que a todos les resulta natural y fluido, por eso es recomendable colaborar a que la persona a que se sienta útil pero ayudarla cuando algo le cueste de sobremanera en lo cotidiano. Ten un plan de actuación para cada día para estimular su actividad pero considera que no es bueno adoptar una postura sobre protectora. Incentívalo a que hagan y den su mejor esfuerzo.
  • – Trátalo con naturalidad: No lo trates como un enfermo o un loco, ni te obsesiones con como lo estará pasando, o que puedes hacer tú para ayudarle. Lo mejor, es que te vea de manera relajada y espontánea pero prepárate para aguantar un estado de ánimo negativo. Estar con una persona deprimida no es fácil pero tienes que entender que se trata de una enfermedad y él o ella es un enfermo/a. Tendrás que tener paciencia. Sin embargo, tu presencia y apoyo incondicional es necesario para el enfermo.
  • Autocuidado: Para cuidar bien de alguien es fundamental primero cuidarse a uno mismo. Dejar espacios para la recreación y el disfrute son muy importantes para el familiar que se mantiene cerca de una persona con depresión, esa persona requiere de mucha fortaleza a su alrededor y para poder proporcionársela como es debido el cuidador debe nutrirse interiormente, ya sea espiritual, social y psicológicamente para dar lo mejor de sí.
  • Consejos. No agobies a la persona deprimida con consejos. Su cerebro no funciona igual que el tuyo. Está carente de dopamina y no piensa ni siente las cosas como tu. Simplemente acompáñale y compréndele. Háblale pero no le des sermones. Esta enfermedad requiere su tiempo.
  • Presta tu tiempo incondicionalmente.
  • Comprender que el proceso de la enfermedad puede ser largo.
  • Ayudarle a tomar decisiones.
  • Distraerlo de sus pensamientos negativos.
  • Cuidado con los pensamientos suicidas. Algunas personas con depresión tienen ideas relacionadas con la muerte. Si esto ocurre es importante ponerse alerta y consultar a un profesional. Los pensamientos suicidas son un llamado de ayuda de la persona con depresión por lo tanto no es conveniente tomárselo a la ligera ni como una actuación de quien lo expresa.
  • Riesgo de suicidio: Si el profesional te indica que existe riesgo de suicidio, créetelo. No mires a otro lado, o no le des importancia. Se trata de “eliminar la posibilidad”. En algunos casos, bastará con controlar, que la persona realice sus pautas terapéuticas y tome su medicación, en otros más graves, esta persona no podrá quedarse sola. Puedes hacer turnos con otro familiar o persona de confianza o bien contratar a alguien especializado en cuidar personas enfermas. El caso, es no menospreciar esta información, si así os lo hace saber el terapeuta.
  • Buscar ayuda profesional: Una depresión no tratada puede llevar a la cronificación de esta, por eso es importante consultar a un especialista para tratar el problema y no esperar simplemente “que se le pase”.  Acompáñale, muéstrele tu interés por lo que está sucediendo.

 

Prevenir el suicidio

Es duro pensar que una persona a la que quieres puede estar pensando en el suicidio, pero una persona deprimida puede no ver otra salida. La depresión nubla la mente y distorsiona el pensamiento y puede hacer que una persona crea que no hay más salida que la muerte para librarse del dolor que está sintiendo o los problemas que padece.

Los expertos afirman que las personas con depresión son cinco veces más proclives a cometer suicidio. NO LO OLVIDES

Espero que estos consejos sobre cómo ayudar a un familiar con depresión te hayan sido útiles, pero si tienes cualquier duda, contacta con nosotros, será un placer ayudarte.

Resumen
Cómo ayudar a un familiar con depresión
Título del Post
Cómo ayudar a un familiar con depresión
Descripción
Convivir con una persona deprimida, es una situación muy estresante y que si no se gestiona de manera correcta, al final, acaba pasando factura a quien lo padece, por eso cada vez más gente nos pregunta cómo ayudar a un familiar con depresión.
Autor
Publicado por
Psicovitae
Logo